Enrique Landgrave

Su obra se destaca por una constante experimentación. Combinando materiales diversos, técnicas y estilos, tanto en pintura, fotografía y collage. En el que captura un rostro, un paisaje o un cuerpo. A partir del color, la escala tonal, línea y la luz.


Un cuerpo no para de sentir. El cuerpo que es finito contiene lo infinito. Es un dibujo, un contorno, una idea; es un conjunto de fuerzas, pliegues y extensiones.

Esta serie en curso, aborda al cuerpo como personaje. Creando ambientes usando proyecciones, objetos, textos, símbolos, etc. Despojándolo de rostro, así como de identidad, consiguiendo que cuerpo y entorno se fundan en una sola escena.


Aborda una perspectiva actual del paisaje urbano. Visto como un personaje, siempre cambiando de posición, con respecto a nosotros, y el entorno.

Estas fotografías transmiten las circunstancias que encuentro en el “afuera”, que es la ciudad. La belleza de un edificio en construcción, un graffiti, una frase sobre un muro…arte rupestre del siglo XXI.