Ivan Villaseñor

Artista egresado de la Escuela Nacional de Pintura Escultura y Grabado “La Esmeralda” , done imparte clases desde el 2010. En los años 2013 y 2008 fue beneficiado por las becas FONCA (Edo. Méx.) como artista con trayectoria; en el 2006 y 1998 fue becario del programa Jóvenes Creadores por el FONCA, fue seleccionado en la VII Bienal de Monterrey en el 2006.

Premiado en la XIX edición del concurso nacional Arte Joven y en 1994 fue premiado en la VI Bienal de Dibujo y Estampa Diego Rivera. Cuenta con 11 exposiciones individuales entre México y España, así como más de una decena de exposiciones colectivas entre México, Australia, Italia, Estados Unidos de América, Alemania, España.


El tema que une la exposición de Iván Villaseñor es la melancolía, “La melancolía se singulariza en lo anímico por una desazón profundamente dolida, una cancelación del interés por el mundo exterior, la pérdida de la capacidad de amar, la inhibición de toda productividad y una rebaja en el sentimiento de sí (…)”. Dentro de la obra de Villaseñor, este síntoma melancólico se logra a partir de lo erótico y el tipo de iluminación central que caracterizan su pintura.


Es posible argumentar que la vasta producción plástica de Iván Villaseñor Castañeda (Ciudad de México, 1972) le ha permitido consolidar un reino propio. La extensión de su dominio es proporcional a su arsenal creativo: ya sea la pintura, la gráfica, el desarrollo de historietas desde cero, y tantas otras vertientes complementarias que dan por resultado un universo singular: en él habitan criaturas híbridas, presencias constantes manifiestas en paisajes iridiscentes, densos hallazgos plenos en detalles, fragmentos de un mundo aparte a través de los cuales circulan con regularidad los personajes que ha creado. Villaseñor respeta los hitos del art brut y a sus autores, subjetividades marginadas que decidieron crear al margen de las convenciones, así como de las instituciones del arte. Se adhiere a una estela prolongada de artistas consagrados, quienes han celebrado sus cualidades y se han esforzado por acercarse a sus resultados a contracorriente de su propia educación, experiencia y bagaje cultural. Hay otras fuentes que alimentan tal emprendimiento, tan disímbolas como el comic underground, las diferentes vertientes del rock anglosajón o al arte que sintetiza las cosmovisiones de los pueblos originarios. Por si fuera poco, el artista se aplica con rigor a la figuración y sorprende con soluciones técnicas históricas, correspondientes a estrategias formales de la modernidad: el puntillismo, el teselado. A veces elige otro tipo de referentes, como las pautas aplicadas en procesos textiles: el bordado o la pintura de hilo continuo, clara influencia de la cultura Wixárika (Huichol). Primavera en Mercurio, es un conjunto de mordaces alegorías de nuestra vida tiempos del calentamiento global, pero también a la intensidad de sus pasiones y el contrapunto que invertiblemente encontrarán en la nostalgia, la melancolía y la desolación.