Karen Moe



A través de un uso estético y conceptual del juego, el humor y la belleza, todos mis proyectos fotográficos y de performance revelan mundos que son asombrosamente reconocidos como nuestros. En contradicción aparente, artefactos culturales se colocan dentro del mismo marco; sin embargo, cuando se colocan en proximidad, irónicamente, estos aparentemente opuestos chocan para crear fisuras por las que lo familiar se desfamiliariza y, por lo tanto, se expone a cuestionamiento y transformación. Mediante una práctica de autorreflexión, me expongo como sujeto social, como una criatura inevitablemente inscrita e informada por las estructuras de poder y las prioridades ideológicas de mi cultura. Busco entre las capas de mi propia construcción y uso el "yo" como mi fuente principal de investigación.

El arte es un sitio arqueológico; el ser humano el sitio de excavación; el artista el excavador. Cuando éstas se enlazan y trascienden, el micro del ser humano inevitablemente se convierte en un macro existencial. Utilizo mi cuerpo como tema (o la figura humana) en mi trabajo. El proceso me permite más fácilmente recuperar y actuar las verdades espesas y ambivalentes que componen un tema social.

Utilizo el humor negro como una herramienta para hacer agujeros y desmontar el aparato jerárquico. Mediante la colocación de contradicciones dentro del mismo marco, mi trabajo trastorna los binarios sistémicos y construye tensiones que rompen con lo común.